DE QUÉ ESTÁN HECHAS LAS BOLAS DE BILLAR

Te contamos la historia de la bola de billar

Siempre pensaste que las bolas de billar se hacen con marfil, no?

Pues en cierto modo es así, pero no lo es.

Antiguamente el marfil era el producto elegido para fabricar bolas de billar, pero lo complicado de conseguir el material hacía que resultasen muy costosas.

Además, su calidad y durabilidad eran mediocres, por lo que con el tiempo se buscaron materiales más aptos para este fin.

Y es que el marfil se deforma con facilidad, es frágil y absorbe la humedad ambiental (con lo que dejan de ser esféricas, ¿y quién puede jugar con una bola que no es esférica?).

Tras el marfil se empleo durante un tiempo una sustancia, la nitrocelulosa, que mezclada con alcohol da lugar a un polímero plástico muy duro.

Por esta razón resultaba interesante para hacer bolas de billar.

Sin embargo era también químicamente inestable, y si se golpeaban con fuerza podían explotar.

Y si hay algo que se le hace a las bolas de billar es golpearlas, ?

Así que ese material tampoco era el más idóneo para obtener unas bolas de calidad.

A menos que te guste el juego peligroso e impredecible, Emoji

Finalmente a principios del siglo XX se inventa una resina fenólica adecuada para la fabricación de bolas de billar, la baquelita.

Y ha dado tan buenos resultados en todos los aspectos a considerar que es lo que se continúa usando a día de hoy.

La baquelita permite hacer bolas totalmente esféricas. Es muy resistente a los golpes y al calor, y resulta muy económica.

¿Quieres buenos accesorios para tu mesa de billar?

Si buscas tacos de calidad, o una funda para la mesa, o necesitas más tiza…. consulta nuestra sección dedicada a los accesorios para jugar al billar.

Seguro que encuentras todo lo que necesitas.

Quiero ver accesorios para mi billar

Cualidades de las bolas de baquelita

Con este tipo de bola todo son ventajas.

Destacamos la resistencia al calor y los golpes, y un bajo precio de fabricación comparadas con el marfil.

La resistencia al calor es importante: la fricción a la que es sometida al rodar por el tapete durante horas aumenta la temperatura superficial de la bola.

Con un material sensible al calor, la bola se iría deformando con el juego, y eso impediría al jugador obtener buenos resultados de sus golpes.

La resistencia a los golpes, es obvio porqué es importante, ?. Seguro que alguna vez hasta has sacado una bola de la mesa y ha botado y rodado por el suelo. No importa, no le afecta.

De hecho las de mayor calidad y resistencia pueden soportar pesos de hasta 5 toneladas.

Y en cuanto al precio bajo, así es factible que el billar sea un juego al alcance de la mayoría.

Con este material se fabrican bolas de billar excelentes, que son macizas, y curiosamente no están pintadas en superficie, sino que el color externo abarca toda la profundidad de la bola.

Esta cualidad permite que no pierdan color conforme se desgastan con el uso.

Otro punto extra para la baquelita, no crees?

Aunque hay que mencionar que las bolas de billar de baja calidad (mucho más económicas que las de baquelita) están hechas de plásticos menos resistentes.

Esas bolas sí están pintadas en superficie, en lugar de integrar el color en todo el cuerpo de la bola.

Son mucho más baratas, ciertamente, pero su duración y resistencia es muy limitada en el tiempo.

¿Cuánto pesan las bolas de billar?

Por si no te habías fijado, el tamaño de las bolas es variable según la variedad de billar que practiquemos, y eso hace que su peso sea también diferente según el diámetro de la bola.

El peso de una bola de billar oscila entre los 155 y los 220 gramos.

Eso sí, en un mismo lote de bolas empleado para una partida la diferencia máxima entre ellas no debe superar los dos gramos.

Así, las bolas que se emplean en el billar americano (pool) tienen un diámetro de unos 570 mm y pesan sobre 165 gramos.

El juego completo de bolas incluye 15 unidades de colores y numeradas (ocho lisas, incluyendo la negra, y siete rayadas) y una bola blanca.

Mencionar que la blanca, en el pool profesional, mide en torno a 603 mm.

En el billar francés o de carambola se usan solo tres bolas, que suelen ser dos blancas y una roja.

Aunque también pueden ser una blanca, una roja y una amarilla.

El diámetro de estas bolas es de unos 615 mm, y pesan sobre 200-220 gramos.

Y en el billar inglés o snooker se emplean 22 bolas, una para golpear y el resto para meter en las troneras.

Aquí hay 15 bolas rojas y el resto son de diferentes colores (blanca, rosa, azul, verde, amarilla,negra y marrón).

El diámetro en este caso anda sobre los 525 mm, por lo que son las más pequeñas.

¿Cómo se limpian las bolas de billar?

Debido a la tiza, el roce constante con el tapete, los numerosos golpes y otras razones, las bolas de billar van perdiendo con el tiempo su brillo característico.

Así que es necesario que les des un repaso cada cierto tiempo y hagas un pequeño mantenimiento.

De ese modo conseguirás que vuelvan a lucir como nuevas fácilmente, y te durarán muchos años. 

Existen en el mercado máquinas diseñadas específicamente para cumplir esta función, pero como lo más probable es que no tengas acceso a una, puedes usar el siguiente método.

Lo primero es saber que las bolas están fabricadas en una resina especial que no es porosa, la baquelita, por lo que la suciedad superficial puede retirarse con relativa facilidad utilizando una solución de agua de baja mineralización (agua embotellada irá bien) y jabón para platos.

Si tus bolas de billar están un poco amarillentas, puedes añadirle blanqueador óptico (líquido) a la mezcla anterior.

Haces la mezcla en un pulverizador de agua. Pulveriza las bolas y extiende la solución sobre ellas con ayuda de una toalla.

Finalmente deja actuar a los agentes limpiadores de la solución durante unos minutos, y aclara después con abundante agua. Luego puedes secarlas bien, y  listos. 

¿Hay que pulir las bolas de billar?

Si ha pasado mucho tiempo desde que limpiaste las bolas de billar, es posible que los restos no salgan con tan solo agua jabonosa y spray limpiador.

En estos casos ten a mano un poco de disolvente de pintura, paños secos y algún producto que funcione como pulimento, como pueden ser las ceras especiales para pulir coches.

También es conveniente que te coloques unos guantes impermeables, para evitar que el disolvente dañe tus manos.

Procede a humedecer un paño en disolvente, ahora envuelve la bola de billar en el paño y frota su superficie hasta que se retiren todos los restos de tiza y suciedad de ella.

Notarás que queda ligeramente opaca, pero no te preocupes.

Posteriormente, humedece otro paño en cera para pulir, y al igual que hiciste con el paño con disolvente, coloca la bola en su interior y comienza a frotar por toda la superficie.

Si lo deseas puedes dejar algunos minutos la bola con el producto, o bien pasar directamente a retirar los restos de pulimento con otro paño seco y limpio.

Al igual que se hace con los coches, deberás frotar con intensidad y rapidez la superficie de la bola de billar para conseguir que ésta quede brillante.

Y tras esto, disfruta de tus bolas de billar que lucirán como recien estrenadas.

¿Te gustaría añadir un futbolín a tus tardes de ocio?

Si el billar ya puede estar en la casa de todo el mundo, el futbolín no iba a ser menos. 

Si quieres tener tus ratos de ocio completos con tu familia y amigos, un futbolín es un imprescindible en tu vida.

Echa un vistazo a nuestra selección de futbolines: seguro que te gusta lo que ves.

Ver los futbolines

Y ya conoces la historia, cuidados y  cualidades especiales de las bolas de billar.

¿Quieres comprar un buen lote de bolas de billar de calidad profesional para optimizar tu juego?

Aquí puedes consultar nuestra selección de las bolas de billar más apreciadas por los jugadores como tú: